Normas de calidad de Soldadura MIG

Existe un importante espectro de normativa técnica que define clasificaciones y requisitos que deben cumplir los distintos sistemas de soldadura que usualmente son usados por la industria. Estos requisitos van desde aspectos tan simples como requerimientos de etiquetado y formatos de comercialización, hasta elementos más complejos como requerimientos químicos, mecánicos y sus respectivos métodos de análisis.
Organismos como AWS (American Welding Society), CWB (Canadian Welding Bureau) y ASME (American Society of Mechanicals  Engineers) han trabajado por muchos años en el desarrollo de este tipo de temas basados en una primera instancia para satisfacer demandas de estandarización locales, pero que poco a poco fueron ampliando su campo de aplicación, empujados principalmente por el ímpetu asociado a la globalización de mercados e industrias.
Lo antes descrito sin duda es el elemento primario que deben de tener en cuenta los productores de soldaduras a la hora de definir sus procesos y estándares de calidad; sin embargo, al menos dos elementos adicionales deben ser considerados al momento de seleccionar un proveedor de soldaduras:

– Los requisitos definidos en la normativa técnica adoptada por el fabricante debe ser controlada a lo largo de todo su proceso de fabricación.

– Estos requisitos, mencionados anteriormente, deben ser validados en su cumplimiento, periódicamente, por algún organismo externo independiente con frecuencia (recomendable una validación anual).

Las altas exigencias actuales y requerimientos de clientes cada vez son más exigentes , lo cual convierte en un elemento diferenciador la adopción de sistemas de gestión de calidad ISO 9001:2008, ya que ésta entrega herramientas a cualquier organización para que todos sus esfuerzos estén orientados a sus clientes y desarrollar una cultura organizacional orientada a la mejora continua.
En TORNECA estamos convencidos del compromiso con la mejora continua por eso contamos con una alianza comercial como lo es Indura que una empresa que va más allá de los buenos indicadores promedio de sus procesos, y que están plenamente conscientes de que actualmente los clientes son sensibles a la variabilidad de los procesos más que a los promedios.